Día del Libro 2020

Jueves, 23 Abril, 2020

Para este 23 de abril confinado he querido rendir tributo a quienes ya no están entre nosotros a través de sus primeras obras de Ciencia. Y también poner en valor a otros compañeros de la EEZ que en su día a día hicieron posible estos volúmenes. A lo largo de los años en la biblioteca las personas a quienes he conocido y atendido han aportado la mayor riqueza a mi trabajo y, en su justa medida, les rindo un homenaje in memorian el "Día del Libro 2020".

Tengo que contar que desde la terraza de mi casa veo a diario el cimborrio del crucero del Hospital Real de Granada. En este precioso edificio se aloja la Biblioteca Central de la Universidad. Muchos estudiantes acuden cautivados por el silencioso encanto de esta vetusta construcción que guarda auténticos tesoros bibliográficos.

 

 

Por las tardes observo el imponente perfil renacentista recortado sobre el  Albaicín y la skyline de Sierra Nevada. A veces fantaseo pensando cómo sería estar dentro y no fuera, poder ocuparme del fondo antiguo de la Biblioteca del Hospital Real. Desde los 90 he pasado por diversas bibliotecas y centros del CSIC donde la documentación es de naturaleza científica, por tanto la información antigua se descarta por obsoleta, al investigador le interesa lo último, lo más reciente. Es un oficio pionero en recursos electrónicos y tecnológicos muy alejado de esa idea romántica que, en general, se tiene de las bibliotecas como reservas de la erudición y cultura que yo misma presupongo en el torreón de enfrente de mi casa.

Pero las bibliotecas  especializadas tienen también sus particularidades y sus colecciones de valor no por poco conocidas menos importantes. Vamos a rescatar un clásico de lo que en el campo de las Ciencias de la Información de de la Documentación se conoce como "literatura gris", aquella que no se distribuye por los canales editoriales habituales y, por tanto, difícil de conseguir. Un documento por excelencia de esta tipología es la tesis doctoral, y quiero mostrar una selección de ellas de la biblioteca de la Estación Experimental del Zaidín. Éstas son pequeñas joyas cuyo conjunto es el arranque científico de la historia del futuro investigador.

En mi descargo he de decir que no están todos los que son pero sí son todos los que están. Mi memoria arranca en torno al 2000 y mis recuerdos son los compartidos con aquellos con quienes me relacioné profesionalmente de una manera u otra. Sólo añadir que este humilde apunte surge del confinamiento y del cariño. Un abrazo, feliz "Día del Libro"

Pablo Bueno Laraño; Abdel Mounim Hamman Khalifa; Juan Pedro Donaire Navarro; José Miguel Barea Navarro; Ricardo García Vélez (Mantenimiento) ; Antonio Trescastro (Jardinero); Julio López Gorgé; Antonio Trescastro Mediavilla; María Dolores Mingorance Álvarez; Rafael Bellver Mancheño; Carlos Prieto Palomino; José Luis Quesada Martínez; Enrique Barahona Fernández; Julio Boza López; Francisco Huertas García ; Alfonso Díaz Morales (Transferencia de Tecnología); Pablo Prieto Fernández; Horst Vierheilig; Julia Martínez Becerra (secretaria de dirección); Enrique Peralta de la Cuesta; José Quirantes Puertas; Juan Rodríguez Robledo (técnico de rayos y fotógrafo); José María García Sánchez (bibliotecario); Manuel Martínez Martínez (delineante y bibliotecario).

 

Y todas las personas que han aportado su trabajo a quienes no he llegado a conocer.

FELICITAS RAMIREZ MALO



Ver más noticias